Esencias para tu día a día

No hay comentarios:

A veces, crees saber suficiente sobre un tema, cuando en realidad sólo es la punta del iceberg. El título de esta entrada definiría en la situación que me encuentro ahora mismo.

Hoy quiero hablar sobre los aceites esenciales, y el cambio que está suponiendo en mi día a día. Es un tema que siempre me llamó la atención, pero sin llegar a profundizar demasiado.

Cuando tuve a Aurélie y empezaron los primeros resfriados, es cuando empecé a indagar un poco más y buscar soluciones para que por lo menos las noches fueran un poco más decentes: para ella y para nosotros. En esa época, veía por las redes sociales como algunos de mis contactos compartían los aceites de young living y lo bien que iban, "sobretodo con los niños y los resfriados".  Así que me fui a la farmacia a por aceites esenciales, ya que siendo sinceros, cuando ves que el Kit de inicio de Young Living cuesta lo que cuesta, es algo que hay que meditar.

Con los aceites de la farmacia algo hacíamos, pero más bien era una lotería. Además, tampoco sabía demasiado sobre el uso de dichos aceites. Los ponía en el humificador y a correr, aplicarlo me daba terror, ya que no sabía como hacerlo, ni si podía hacerlo.

Hasta que después de dos años, me decidí a comprar el kit de inicio de young living. Ahora sabía un poco más sobre el uso de cada aceite de este kit y las infinitas posibilidades que estos tienen.

Uso de lo aceites esenciales

Yo, me pongo una gota de Limón en la jarra de cristal de agua que tenemos en la nevera, cada vez que bebo estoy depurando mi organismo y eliminando toxinas. También, lo he usado para quitar el molesto pegamento que dejan algunas etiquetas cuando las acabas de desenganchar. 

La Copaiba la utilizo cada vez que noto que me empieza a doler el cuello, esa sensación de que sabes que nada bueno viene después. También, la usé en el post-parto con un dolor residual en un costado de la espalda.

La Lavanda es el aceite para todo, no sólo relaja. Esta se la aplico diluida a Aurélie cada vez que se da un porrazo, moratones, chichones, rasguños, un simple golpe o lo que sea! También, pongo una gota en la almohada antes de dormir para tener un sueño reparador. 

La Menta la he usado para el dolor de cabeza. Cuando estaba embarazada para los dolores de espalda. También suelo poner una gotas en la bañera, me da esa energía que a veces tanto hace falta. 

El DiGize es un de esos aceites que odio como huele, pero va de maravilla. Lo uso siempre que tengo un leve dolor de barriga o estómago, juro que los efectos son casi inmediatos!

El aceite de Thieves lo usamos para fortalecer el sistema inmune, tenemos un roll-on diluido que se aplica en la planta de los pies y a lo largo de la columna vertebral. Lo he usado para desinfectar la encimera y la mesa donde suele jugar Aurélie. Cada vez que tengo un resfriado me hago un té de thieves antes de dormir, mano de santo!

El Incienso: la primera vez que lo usé fue para una quemadura con el horno de la cocina. No hubo dolor, ni ampolla, ni rastro de quemadura. En el embarazo me salió un poco de rosácea en la cara, le aplicaba el incienso y desaparecía. 

Siempre he sido propensa a tener llagas, con el Purification el dolor se ha ido enseguida y han curado muchísimo más rápido. También lo he usado para un dolor de oídos de Aurélie que fue casi mágico. Y para neutralizar los olores de la arena de los gatos.

El Panaway de momento es el que menos he usado y no por falta de ganas, me flipa como huele! Pero lleva gaulteria, está contraindicada en el embarazo y la lactancia. Aunque se puede usar de forma esporádica y con cabeza, yo lo usé para un dolor de ciática durante el embarazo. 

El R.C. es el que más utilizamos en casa para aliviar el resfriado y la tos nocturna de Aurélie. De verdad, este aceite es increíble! 

El Stress Away lo uso de perfume y lo difundo esas tardes que quiero un ambiente de paz y tranquilidad. El olor te lo comerías.

Y el de Naranja la estoy utilizando últimamente bien diluido para aliviar el malestar de la barriguita de Arlene, parece que funciona! Además lo suelo poner en el difusor, la naranja calma y alegra el corazón a partes iguales!

Estos sólo son los del kit, y ya tengo una colección inmensa en casa de otros aceites esenciales. Más adelante os contaré diferentes usos, y recetillas que voy descubriendo.

Ahora, después de echar la vista atrás, me río de mi yo pasado: pensando si comprar los aceites o no. Así que si estás pensándotelo como hice yo, de verdad, lánzate porque te aseguro que no te decepcionarán en absoluto!

En este post encontrarás un poco más de info sobre el Kit de Inicio y el link por si te animas a comprarlo.

Gracias por leerme!

No hay comentarios:

Publicar un comentario