Con la calma que no tengo

3 comentarios:

Vivir al revés. Como siempre, como cuando llega ese momento del día en el que muchos se levantan y otros muchos se van a la cama. Yo me pongo a escribir, para seguir en la linea que me he marcado. 

El motivo, si, no nos vamos a engañar probablemente tu tengas algo que ver. Hay veces en que tu silencio me asusta un poco, supongo que se deba en gran parte a la poca seguridad que tengo en mi misma. A veces me pongo a pensar y acabo con esa manía que tengo de compararme con otras personas, y entonces entro en pánico. Todo a mi alrededor se derrumba y es cuando me siento tan pequeña en medio de este mundo inmenso. La costumbre de ahogarse en un vaso de agua. 
En cambio hay momentos en los que me siento la persona mas especial del mundo, cuando te sientes tan pleno que no cabes en ti mismo. Y todo es de otro color. Incluso las mismas historias que te cuentan todos los días las ves de forma distinta, hay cosas que ya no pesan, que ya no cansan.  

Siempre he dicho que los detalles más insignificantes son los mas grandes, esos que tienen mas valor que ningún otro. Esos que te hacen respirar y ser consciente de ello. Que te dan la vida, o por lo menos esas ganas que a veces tanto hacen falta.
Me pasaría el día rompiendo ese silencio que marcas, porque me pueden las ansias. Pero no voy a hacerlo, no voy actuar impulsivamente, no voy a cargarme algo que tanto me gusta, esta vez no, esta vez, voy a hacerlo bien.


....y que todas esas palabras se puedan palpar.

Ainara.

3 comentarios:

  1. Rompamos el silencio! Yo lo hago, por qué tú no puedes hacerlo también?

    ;) guapa!

    ResponderEliminar
  2. Dejate de miedos, ya! pero dale tiempo al tiempo

    guapa!

    ResponderEliminar